Un camino, una historia

Este año cumplí 21 años de graduada de Odontóloga y 14 años perteneciendo a la Sociedad Venezolana de Odontología Biológica, podría decir entonces que tengo 14 años entendiendo y sintiendo lo que en verdad significa mi profesión.

Me gradué en una de las mejores Universidades, la UCV, donde aprendí todo lo concerniente a “la boca “, sus componentes y anexos”, sus funciones, sus enfermedades y sus posibilidades de tratamiento, pero la Sociedad me saco de ese pequeño mundo, magnificando su significado y convirtiéndolo en un ” todo” para el individuo, me llevo del Micro mundo bucal al Macro mundo del Ser Humano , en todas sus dimensiones y conceptos.

Me llevo a elevar el concepto de Salud Bucal a Salud Bio-psico-Social-Energético-Emocional-Espiritual del Individuo; y todo ese gran concepto visto desde esa “gran ventana”, única en cada individuo, poco conocida por todos, muy subutilizada, de importancia poco reconocida y de donde se generan las funciones más vitales del individuo, llamado simplemente: La Boca!.

La Odontología Biológica considera al paciente desde una visión integral, entendiendo su esfera psicológica y humana, y planifica estrategias de desintoxicación de todos los materiales y medicamentos utilizados en la práctica médica y odontológica, entre otras modalidades, para ser integradas a la práctica diaria en Odontología. Los dientes son como unos chips electrónicos que guardan la información de lo que sucede en todo el cuerpo. A través del uso de la medicina alternativa se puede tratar a los pacientes de la forma más natural y armónica logrando así equilibrio en su salud integral.

Dra. Elvira Rosas. Odontóloga