En cada uno de mis pacientes busco si existen correspondencias entre los meridianos de acupuntura que pasan por un diente dañado y entre un órgano alterado o enfermo. Cuando se cura ese diente considerando los niveles energéticos, puede dar lugar a una profunda transformación energética. Todo esto nos ayuda a comprender el lenguaje de los dientes.

Cada persona es única, irrepetible e incomparable, por lo que no podemos relacionar de manera lineal asegurando que “si tienes periodontitis avanzada en incisivos, tendrás infecciones de orina o problemas de fertilidad”, pero en el caso de que sea así, tenemos maneras de tratar y curar desde la boca.

Dejando esto claro, según los meridianos de acupuntura, la correspondencia de grupos de dientes y órganos se puede resumir de la siguiente manera:

Incisivos central y lateral corresponden al elemento agua y a los órganos de vejiga y riñón. Su mal estado puede repercutir en la salud de los órganos genitales, vejiga y riñón.

Caninos  o colmillos  se relacionan con el hígado y la vesícula biliar. De manera particular, éstos están relacionados con las articulaciones.

Premolares  superiores se relacionan con los órganos de pulmón e intestino grueso, contenidos en el elemento metal.

Premolares inferiores, están relacionados con estómago y páncreas.

Molares  superior corresponden también a estómago y páncreas,

Molares inferiores están relacionados  a pulmón e intestino grueso, de elemento metal.

Tercer molar o muela del juicio se relaciona con el elemento fuego y por tanto con los meridianos de corazón e intestino delgado.

Aunque la relación entre los órganos y los dientes es energética y, por lo tanto, poco explorada por la medicina occidental, cada vez más estudios científicos avalan que algunas infecciones bucales pueden extenderse a través de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso del interior de cada diente hacia otros órganos.